Multiverso

A mí me preocupa la multiplicidad de universos. Bueno…No, no me preocupa, me intriga y me da una impotencia terrible, hija de la curiosidad, porque estoy atrapada solamente en este, y no tengo ni una ventanita para ver en qué andaran mis copias, o dónde estaría si en lugar de haber subido por el ascensor, hubiese ido por las escaleras

Escuché alguna vez, en alguna parte, esta teoría que dice que cuando tenemos que tomar una decisión, ya sea entre té o café a la mañana, el universo se divide entre las opciones posibles y en una línea elegimos el té y en la otra el café, y de ahí se desencadenan todas las posibilidades que nacen a partir de esa sola acción.

Ahora, multipliquen esa cantidad de sub-universos y súmenle los que nacen* a partir de las decisiones de los demás, que directa o indirectamente nos afectan (como el colectivero que cruza el semáforo en rojo, o ese médico traumatólogo demasiado soberbio para admitir que no sabía lo que estaba haciendo) No estoy segura de que mis neuronas me alcancen para poder entender claramente lo que todo eso implica y como se compondría esta multiplicidad, sobre la que no puedo hacer absolutamente nada, más que apenas imaginar que probable o improbablemente, en otro lado y en otro momento, todo lo que podría suceder, sucede (y se repite infinitamente).

Toda esta reflexión, que no hace más que provocarme mucho vértigo, nació del overthinking latente que se instala cuando tenemos que tomar pequeñas desiciones que pensamos que cambian todo. Esto lo observo mucho bajo la etiqueta de indesición o de miedo, y me puedo identificar, porque yo también recuerdo haber meditado durante más de dos horas si le mandaba o no un sms al chico que me gustaba para invitarlo a comer canelones a casa. Entonces me pregunto si estas mini desiciones que nos dan la impresión de  alterar determinantemente el curso de nuestras vidas realmente cambian algo. Fundamentalmente, me gustaría pensar que no, y que como describía Fredkin en su paradoja, mientras menos significativos sean los resultados de nuestras desiciones, más nos va a costar tomarlas.

Si alguna de mis copias me preguntara en qué clase universo me tocó existir, le contaría que este universo se rige por la ironía y por las casualidades (que a veces no son causa de nada, no todo tiene un porqué comprensible). En este universo las cosas que esperamos una vida llegan un año más tarde, o a veces 15 minutos antes que nosotros. En este universo, a Alemania le ganamos 4 a 2 un mes y medio después del mundial, el 107 pasa vacío cuando estamos a 10 metros de la parada, empieza a diluviar 3 cuadras después de haberte olvidado el paraguas en la oficina, el chico con el que no querías saber nada de nada termina siendo tu persona favorita en el mundo y la profesora que no te bancaste en tus 5 años de secundario es la que en la facultad decide si te recibís o no… I could go on.
Quizás, el solo hecho de que existan copias nuestras por ahí, a las que les sale todo bien y según lo deseado/esperado, pero que no somos nosotros, sea la ironía más grande de todas.

No me acuerdo si fue un poema de Dos Corazones o el horóscopo el que me dijo una vez que somos la suma de nuestras decisiones. Yo creo que más bien somos una ecuación compleja conformada por lo que elegimos, lo que dejamos pasar, las posibilidades que no están a nuestro alcance y que el resultado no es un una sola persona, sino más bien un entorno y un sistema infinito, muchas veces arbitrario, que da lugar a posibilidades nuevas y quizás a otros universos.

En otro orden de cosas:

A la mañana entre té y café, prefiero el mate o una Cindor, o un licuado.

El chico que me gustaba se terminó perdiendo los canelones, porque nunca vino.

Toda esta reflexión que no nos lleva a ningún lado, en realidad era una excusa para compartirles el video del principio.

 

Anuncios

Serendipia (o, A Ver Si Nos Relajamos Un Poquito)

Control Freaks, give up ahead.

Me causan mucha gracia las personas que se jactan de ser “obses” o pequeños control freaks. Porque es como jactarse de lo inútil que es tratar de hacer callar un chancho a patadas (que mientras más le pegás, más grita.) Tengo que adelantarles que intentar controlarlo todo no es una virtud y es el camino más corto que conozco a la frustración. Esto se los digo como una obse en rehabilitación, a la que se le fue bastante la mano y ahora raya en la irresponsabilidad.

La naturaleza, el universo, algún Dios, o cómo quieran llamarlo; nos demuestra todos los días que absolutamente todo es caótico, random y que al fin de cuentas en realidad no controlamos ni entendemos nada. No estoy tratando de ser nihilsta (I never am) pero sí me gustaría que un día de estos simplemente nos relajemos un poco. ¿Alguien sabe lo que cuesta relajarse? No logro entender por qué no empleamos más tiempo tratando de relajarnos y de pasarla bien en lugar de volvernos locos y miserables unos a otros. La solución a todos los problemas del mundo debería estar en hacer que la gente disfrute un poco más. Para mí en este momento esta noción está por acá, a 9248 Km de distancia y a muchísimos sueldos que todavía no logro ahorrar pero que seguramente ya gasté.

Creo muchísimo en que lo que dicta nuestra suerte tiene que ver con estar en el momento y lugar indicado ( o no). Y la ciencia respalda esta teoría demostrando que grandes hallazgos de la humanidad fueron resultado de casualidades: La penicilina, el principio de Arquímedes, el electromagnetismo, ¡el dulce de leche y los post-it!, el descubrimiento de América…Y ya que estamos, las casualidades literarias como la de Jonathan Swift que en Los Viajes de Gulliver habla de las 2 lunas de Marte en 1726 y que se descubrieron recién oficialmente en 1877 (Deimos y Phobos.)

Por eso cada vez que el 107 se demora más de la cuenta, cada vez que mis planes no salen como me los había imaginado,  cada vez que life blows up in my face y me arruina el resultado que estaba esperando, respiro profundo (a veces más de una vez), me acomodo la ropa y trato de ver cuál era el chiste de que no me saliera lo que yo quería hacer (a ver si nos reímos todos). A veces, es sorprendente la cantidad de cosas que tienen que pasar para que las cosas pasen.

Y como leí que decía un blogger del que estoy secretamente enamorada: “Saber que se está a un cromosoma de distancia de ser un salame, o un mono, debiera bastar para comenzar a tener fe en la casualidad.”

Some other crazy sh*t

“La palabra serendipia no aparece todavía en el diccionario de la RAE. Viene de la voz inglesa serendipity, pero detrás de ella se descubre una leyenda. Esta cuenta que, en la actual Sri Lanka, existía un reino llamado Serendip, en el que vivían tres príncipes muy peculiares. Estos tenían el don del descubrimiento fortuito, por llegar a encontrar, sin buscarlo, la solución a problemas impensados. Todo esto quedó escrito en un relato anónimo, que posteriormente leyó Sir Horace Walpole, y él fue quien realmente se inventó la palabra serendipia, que hoy se utiliza para denominar este tipo de descubrimientos.”

Lo de los cromosomas no es joda…dos cromosomas más y seríamos papas, chimpancés o tabaco.

Life has a funny way, of sneaking up on you. Life has a funny, funny, way of helping you out.

Love…And Other Impossible Pursuits

They could be anyone...or could they?

Escuché muchas veces al amor explicado como una reacción química. Estas explicaciones, cargadas siempre de cierto cinismo, tratan de abrirnos los ojos a que todo eso que experimentamos cuando estamos enamorados aparentemente no es más que bioquímica aplicada. But, guess what…Nuestra propia existencia es también bioquímica aplicada, así que me cuesta trabajo entender por qué se supone que esto es una mala noticia.

No sé de qué otras formas puede explicarse el amor. No me gustan esos aforismos que dicen que al amor no hay que buscarle explicación. Por lo menos a mí – me parece importante y necesario poder entender de qué están hechas las cosas y como funcionan. No porque sea necesario entender algo para disfrutarlo; pero porque sí hace falta entender algo para disfrutarlo  –más.

Estuve leyendo bastante acerca de esto. La antropóloga estadounidense, Helen Fisher,  investigó mucho acerca del tema y encontró cosas muy interesantes. Para empezar, todas las civilizaciones hablan del amor de alguna forma u otra: Poemas, leyendas, canciones, historias. La humanidad conoce el amor desde hace millones de años – y aún hoy nos parece mágico. En todas partes del mundo alguien ama y es amado (no siempre de manera recíproca) Es raro que algo tan común y corriente sea la emoción más preciada que tenemos – sobre todo porque el amor no siempre es una experiencia feliz. Fisher describe al amor romántico como una obsesión. Es como si alguien estuviese viviendo en tu cabeza, todo el tiempo (and I do mean all the time).

Lo que me resulta inexplicable – y para lo cual las resonancias magnéticas no tienen una respuesta, es por qué nos enamoramos de una persona y no de otra. Si se supone que nos enamoramos de alguien que tiene un trasfondo social, económico, biológico e intelectual parecido al nuestro: ¿Cómo es que no andamos enamorados de al menos una decena de personas al mismo tiempo? A todo esto hay que sumarle que somos capaces de pintar en el otro cualidades que no existen y dejar de lado las cosas del objeto de nuestro afecto que sabemos que no nos gustan (el cigarrillo, la ideología política opuesta, su desdén por Borges y los mini post-it de colores, etc) Esta obsesión hace que las cosas más estúpidas nos parezcan únicas: su edificio es distinto a todos los otros edificios de la ciudad, su auto, es distinto a todos los autos, su música es preferible a cualquier otra música.  ¿Por qué no podemos atribuirle estas cualidades casi ficticias a otro, con otro nombre? Si es pura química, ¿porqué es esa persona la que desencadena el rush de dopamina y no otra?

Soy consciente de mi leve insistencia con el amor y las relaciones. I’ve found almost everything written about love to be true (and I do mean almost…hay algunas cosas lamentables como las pavadas que se escriben en los pasacalles o las letras de las canciones de Axel que dejan a cualquiera en un coma diabético y de mal gusto)  Me despierta mucha curiosidad esa elección que hacemos de sobrestimar una persona por encima de otra; cómo lo que sentimos nos condiciona y nos transforma, haciendo que la propia satisfacción, la propia felicidad sea la felicidad y satisfacción de ese otro.

Helen Fisher en uno de sus textos explica que los sistemas que se activan en el cerebro cuando estamos enamorados, son los mismos que se activan cuando consumimos cocaína, y que se activan con la misma intensidad. La diferencia entre el amor y el rush de esta droga es que: el efecto del amor dura más y no necesitamos ingerirlo, tocarlo o verlo para que nos afecte – Basta con imaginar ese nombre, escuchar una canción o recordar un momento. ¿No es genial la bioquímica?