La letra chica

No hay nada que te prepare para lo que te va a pasar. Si bien el género femenino colectivamente, desde el inicio de los tiempos ha pasado por lo mismo una y otra y otra y otra y otra vez, no hay libro, película, serie, revista ni publicidad emotiva de pañales que te de una mínima idea de lo que te va a pasar.

El punto es que durante mucho mucho tiempo, muchísima gente (no necesariamente mujeres) ha hablado maravillas del milagro de la vida, de lo privilegiadas que somos las mujeres porque podemos crear vida, y todos esos clichés acerca del embarazo que están dispuestos a creer y hacerle tragar a cualquier persona con útero.

La verdad es que yo no sentí nada de eso. No me malinterpreten, estar embarazada fue una experiencia enriquecedora y es un momento muy especial en la vida de cualquier mujer, pero seamos honestos, también es un proceso muy engorroso, incómodo y downright raro, y si no me creen busquen la etimología de la palabra “embarazo”.  Así creo que es hora de crear conciencia acerca de la letra chica, no para asustar ni desalentar a nadie, sino para tener una perspectiva más realista de los términos y condiciones que implican traer nueva gente al mundo.

Fisiológicamente, la pasás mal, es lo menos práctico y elegante. Pasando más o menos el cuarto mes (o semana 20), después de que pudiste dejar de lado el Reliverán y empieces a guardarte Milantas abajo de la almohada, no va a haber una sola situación en la que te sientas, sexy o elegante.

Emocionalmente, no entendés nada, y pasás de la euforia más pura derechito al llanto, sin saber bien por qué. Las hormonas son una cosa espantosa que controlan tu vida sin que puedas hacer nada para apagarlas o para tratar de actuar como una persona racional.

Psicologicamente, don’t even get me started. El cerebro muchas veces decide apagarse y terminás haciéndole seña al subte para que pare, buscando las llaves que tenés en la mano hace 20 minutos y calentando las empanadas en el freezer .

Estar embarazada, como me dijo mi obstetra, es lo más parecido a estar invadida por un parásito durante todas las semanas que dure la gestación. Ese pequeño sea monkey te va a drenar la energía, las vitaminas, proteínas, la sinapsis, el sueño….todo, a medida que te estira a proporciones que finalmente logran que no puedas agacharte ni a atarte los cordones (not kidding).

El ombligo se transforma en un recuerdo muy distante a esta altura.

Pero todo eso que te quita de a poquito durante 9 meses, te lo devuelve con un tsunami de oxitocina y dopamina en el momento en el que lo ves y te mira por primera vez. Detrás del cansancio, los pantalones que ya no te entran, y los meses sin dormir que se vislumbran por delante, hay un enanito que te enamora casi instantáneamente y que estás sumamente feliz de que esté en tu vida.

Sí, la naturaleza debería aggiornarse y hacer este proceso un toque menos espantoso y doy gracias por haber nacido en este siglo lleno de analgésicos y medicina moderna. Pero hay que reconocerle que tiene su manera de recompensarte y hasta de convencerte de que estarías dispuesta a pasar por todo de nuevo.

 

Algunas cláusulas adicionales:

Después del embarazo sigue el puerperio…que es como una niebla que lo cubre todo durante al menos los 3 meses siguientes. El tiempo no existe, es lo mismo un martes a la tarde que un viernes a la madrugada, dormir cuando estás cansada ya no es una opción y los pechos cobran un protagonismo que definitivamente no esperabas. En el puerperio las hormonas son más unkind  y hasta peinarte o hacerte una tostada es un desafío.

Es importante no perder de vista que somos una sumatoria de procesos químicos y que eventualmente todo el desbarajuste hormonal se acomoda y en algún momento esa versión de vos misma que cada tanto extrañás empieza a volver de a poquito.

Cuando el bebé empiece a moverse en la panza, te vas a acordar seguido de la película Alien. It’s the weirdet feeling ever.

 

 

 

Un comentario en “La letra chica

  1. Enlightening, as always… me gusta la analogía con un contrato, digamos como de Movistar o cosas así, que la publicidad es muy genial, pero que no te cuentan la parte que no te conviene jajaj
    Saludos de Tecontaretodo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s