Not about love

Prueba de que estaba estudiando. Les juro que ese es el glosario de Conferencias. (AKA: Encuentre la forma más complicada e ineficiente de estudiar y coronarse como "The Queen of Procrastination")

Si me preguntaran como viene el estudio, les contestaría que la dilación al menos viene de diez; pronto va a mutar en un profundo auto-desprecio y después de eso me voy a convertir en una máquina del estudio (la noche antes del examen) para después ir y sacarme más de 8…porque soy así de despreciable.  Es un proceso delicado estudiar, no hay que andar apurándolo. Así que decidí seguir mis instintos y aparecer por acá.

Hace muchísimos posts escribí acerca de mi incurabilidad (¡Hola RAE!) para dejar de lado la idea de que el amor es la experiencia existencial más gratificante. Tengo que decirles que hoy, no necesariamente me convence este concepto. Es como cuando se te pasa el efecto de un analgésico -de esos que tomo yo; el mundo en realidad no era tan maravilloso, y no me estaba divirtiendo tanto como creía. Cuando la perspectiva se abre paso entre las nubes rosas (o grises) la magia del amor, se ve como un truco fácilmente reproducible y al alcance de cualquiera.

Para alegría de mis amistades, quienes festejan que haya podido empezar a probar otros chocolates disponibles en el mercado, hace rato que no pienso en ese cuadradito perfecto de chocolate con menta que me comería a toda hora, no sólo después de la 20hs.  Pero tengo que decirles que este tipo de desencanto llega sin penas ni gloria. Es parecido a descubrir que tu canción de amor favorita en realidad habla de un sánguche de mortadela. Todo lo que dijiste, sentiste, hiciste, deshiciste, pensaste, deseaste, veneraste, exigiste y pataleaste se ve absurdo desde esta perspectiva.

Lo que más me confunde de este lado del desencanto, es sentir que corro el ¿peligro? de que finalmente no exista un pedacito de chocolate irreemplazable que me saque de este cinismo. Sin embargo, al mismo tiempo, siento cierto alivio al saber que no va a venir ninguno a seducirme con su endorfina azucarada y convencerme de cosas que no son para que yo haga estupideces de las que después (seguramente) me voy a arrepentir.

Todo esto me deja con la idea de que en realidad la consigna siempre es no enamorarse. porque después hay que tomarse el trabajo de dejar las cosas atrás. Es un proceso curioso: Podemos tratar de convencernos con hechos irrefutables y verdades empíricamente comprobables. Podemos dejar que pase mucha agua abajo del puente, enchastrarnos probando otros chocolates y emborracharnos con cuanto malbec nos pongan adelante – pero no se nos pasa hasta que se nos pasa solo, y sin importar cuánto creemos que sufrimos en el medio, llegar a este lado del túnel es un proceso que, como el estudio, tampoco se puede acelerar.

Aunque, ¿les digo la verdad?, finalmente,  la indiferencia involuntaria no tenía nada de dulce y nada de encantadora. Fue como despertarse de un sueño loco y darse cuenta de que I was just being silly.

No tengo nada más para decir (excepto):

El nombre de este post debería haber sido PROCRASTINATION con luces de neón y todo, porque en serio, si estoy despierta a esta hora, debería estar estudiando…instead, me acordé que existía esto: http://vimeo.com/9553205 y ya lo ví 3 veces.

Y también, nada dice Not About Love como la panza de Zach Galifianakis en este vídeo:

8 comentarios en “Not about love

  1. Este post más que demistificar el enamoramiento, viene a confirmar, comprobar y validar lo siguiente:
    1) Viendo el video de la amiga Fiona (cantás bárbaro pero entrale al tiramisú, sha), comprobamos que, que los gorditos son felices y los flacos son amargados no es un mito urbano. Es verdad.
    2) Que si comparamos al amor (o al objeto de nuestro amor) con el chocolate, muy probablemente terminemos noviando con una vaca violeta.
    3) Que tecontaretodo se pasó la vida procrastineando, y por lo que se ve, así seguirá.
    Por lo demás, no temas, esto que estás expresando es muy común en las chicas inteligentes, no tiene arreglo ni cura, así que acostumbrate. Peeeeeeeeeeero, cuando te cruces con el indicado, vas a saber que this is The One, y aunque te desencantes, él será siempre The One y no se sueltan más, felizmente.
    Bueno, creo que me excedí, pero pasa que el video de vimeo me limó :o)

    1. Jajaja, ¡cómo me hiciste reír!
      En este caso precisamente, el objeto de mi afecto era lo más parecido a una vaca violeta que ví en mi vida, así que la comparación chocolatosa le viene de 10.
      Por lo demás, me voy a dedicar a procrastinar, a ser linda y comer tiramisú…si The One quiere aparecer, encantarme y desencantarme, que aparezca -yo no voy a oponer resistencia. La endorfina azucarada me va a seguir gustando igual.😛

  2. Nada más peligroso que entrometerse en cuestiones de mujeres, pero me autorizo por el solo hecho de ser el único man de mi familia, criado entre mujeres, eternamente (tengo una hija, era cantado que iba a ser mujer)… un texto bárbaro el tuyo, divina Girl, no hay consigna para no enamorarse, la cosa llega o no llega. Hace 26 años que estoy tratando de sacarme de encima a Vivi y sin embargo la tengo en cada pensamiento, todos los días, en cada momento y la extraño cuando tengo un viaje, por corto que sea. Ay, soy incurable… No se rindan, cuando llega va a allegar, se demora un poco porque tal vez sea cierta la sentencia de que todos los hombres que valemos la pena, estamos casados jajajajajajajajaja (no, no me la creo, les juro). Abrazo chicas….

    1. Querido Raúl, usted está siempre autorizado a entrometerse en cuestiones de mujeres, al menos acá🙂 A mí también me gustaría pensar que para enamorarse sobran los motivos. Ojo que yo no me arrepiento de haber “perdido” mi tiempo enamorada del equivocado, porque en ese momento no tenían nada de malo, y seguramente lo volvería a hacer. Nadie me quita lo bailado. Lo que me ofusca es el tiempo que se invierte tratando de dejarlos atrás cuando la cosa se termina y lo inútil que resulta ese esfuerzo. Yo sé que primero hay que saber sufrir, después amar, después partir – la que me cuesta es la de andar después sin pensamientos.

      1. a veces, mi querida Girl, vale la pena, y a aveces no, pero la vida es una sola, y de eso de trata, de seguir… enamorándose hasta que el teatro de nuestra vid abaje el telón (ya parezco un tanguero… uff). Beso enorme, che… y seguí escribiendo así…

  3. Hola Girl, te odio y te desprecio. Perfecto, luego del saludo formal sigo con el desvarío que me embarga cada vez que cago a palos un teclado. La situación, como yo la veo (cosa que por cierto es la única realidad posible hasta que me de cuenta de que otra vez me convertí en un bocón sin integridad ni honor que puede desdecirse cuantas veces lo necesite para caer bien parado) es que no a todos nos toca todo. Es decir, podés enamorarte como podés no hacerlo; pueden amarte como pueden no hacerlo, y así con todas las cosas, incluso con el chocolate y con el helado, y hasta me arriesgo a decir que pasa lo mismo con los tostados de jamón y queso (cómo puede ser posible que alguien prefiera lo dulce a lo salado?). En tanto seamos sinceros con nosotros mismos y aceptemos la maldición de la perinola, sí, así la llamo, no irá mucho mejor y no nos haremos tanto problema. Pone uno, toma dos, todos ponen, etc… Perinola para todos.
    De la procrastinación prefiero no hablar, es una patología demasiado reciente para mí, tan reciente como el párrafo anterior que acabo de escribir cuando en realidad debía estar haciendo otra cosa. Beso. Odio. Desprecio. Escribí. Escribí. Escribí.

    1. Es que así como soy de despreciable, soy caprichosa: yo quiero que a mi me toque todo, lo que más quiero es poder vivir todas las vidas, y ver todas las realidades, quiero poder elegir al mismo tiempo lo dulce y el tostado de jamón y queso (que acompañados de un exprimido de naranja, a la mañana, son la gloria) No quiero perderme de nada. Es un capricho difícil, o al menos inútil. Lo que toca, toca, la suerte es loca. ¿Vos ya aceptaste la maldición de la perinola? ¿Cómo hiciste? Besos, odio y agradecimientos por pasar a saludarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s