I’m just sayin’…

Apparently, she started it.

Alguna idiota anduvo por ahí esparciendo el rumor de que ninguna mujer sabe lo que quiere en realidad – esta imbécil  en un esfuerzo por compadecer a algunos hombres (que no cazan una even if that una hits them in the face) nos arruinó la vida, el romance, el amor, el sexo y las relaciones en general a las demás. So ahora es vox populi que las mujeres somos complicadas, histéricas, difíciles de entender, etc. Y la verdad es que me cuesta muchísimo llevar esta etiqueta – porque condena mi complejidad, que puede ser resultado de muchos otros factores, muy a pesar de mis cromosomas- y es como no tener el derecho a ser legítimamente complicada o sencilla…

Recurriendo a la ciencia – las mujeres somos diferentes de los hombres porque hasta nuestros cerebros funcionan distinto. Las capacidades cerebrales de una mujer son muy diferentes de las de un hombre, y esto hace que nuestros sistemas funcionen de otra manera y que veamos las cosas desde otra ventana. Nos nos hace ni más ni menos inteligentes, ni más ni menos emocionales, ni más ni menos racionales. Just different- not opposite.

No existe una fórmula mágica para entender qué nos motiva o nos satisface plenamente. Porque la verdad es que no existe absolutamente nada en este mundo que nos satisfaga plenamente. Es, creo,  una de las 2 características que tiene esto de ser humano – ser mortales e insatisfechos. (I’m cheerful, I know) Pero pienso que es importante tener bien en claro que no existe una llave maestra que va a abrir -si me disculpan el verbo- el corazón de cualquier mujer (o persona). Y digo que esto no es posible porque  no nos enamoramos de la suma de los actos de fulanito o menganito. So no tiene mucho sentido preguntarle a una mujer: ¿qué tengo que hacer para que te enamores de mí? porque la respuesta a eso es nada o averigualo. A menos que te sea posible transformarte en el hombre del que ella sí está enamorada. Es una pregunta que nunca te va a dar una carta ganadora y que al menos para mí es un dealbreaker porque es como si quisieses hacer trampa y la parte divertida está en tratar de averiguarlo.

Pero volvamos:  No es que nada nos venga bien o que no sepamos qué queremos. Lo que sucede es que no siempre lo mismo nos viene bien siempre. Cuando era chica solían gustarme los hippies desalineados fanáticos de Sui Generis. Hoy me llaman la atención los burguesitos perfumados con sus PS3 que escuchan Rolling Stones, y quien sabe… mañana capaz que me enamoran los metaleros de 65 que se quedaron sordos escuchando Black Sabbath a todo lo que da. A lo que voy es que no siempre queremos ni nos seduce lo mismo. Y esto aplica en todo sentido- En que a Evangelina le pueden gustar muchos los tipos románticos y sensiblones pero que a Andrea no le mueven un pelo. Y en que a Evangelina pueden gustarle los tipos románticos pero que eso no quiere decir que quiere que le dediques una serenata de mariachis a las 3 de la mañana un miércoles. Y tampoco quiere decir que Andrea no espera que de tanto en tanto no le digas que la querés o que la extrañás o le regales un chocolate porque sabés que es una loca fundamentalista del chocolate. De verdad esto no tiene nada de difícil, requiere un poquito de sentido común.

La mayoría de las mujeres que conozco saben exactamente lo quieren cuando se los pregunto, al menos en ese momento. No hidden agendas ni second guesses, sus respuestas son bastante claras y esto no es así porque yo sea mujer sino porque me tomo el trabajo de preguntarles qué quieren.  Así que no estoy convencida de que esta estúpida que dice que no tenemos idea – tenga razón. I have a pretty good idea.  El común denominador a esta pregunta es que queremos su atención (even when we don’t, we do). Una vez que tenemos eso…el resto viene solo.

Esparcir por ahí el rumor que argumenta que las mujeres no saben lo que quieren ha sido una excusa muy conveniente para decidir por nosotras durante mucho tiempo…Así como también resulta muy rentable para muchas caprichosas que andan dando vueltas por ahí volviendo locos a unos pobres diablos que las apañan.

Footnotes:

Me hago cargo de la parte que me toca- más de una vez dije que las mujeres somos complejas (nunca complicadas ni histéricas) pero jamás dije que los hombres tampoco lo fueran.

Bienvenido Enfermito al blog roll….si quieren una crítica diferente y divertida del 7mo arte, este es su blog.

Dejo algo de Leftover Cuties para el final, no tienen nada que ver, pero son geniales.

4 comentarios en “I’m just sayin’…

  1. eeeee las mujeres no saben lo que quieren, porque en realidad nadie sabe lo que quiere, y como diria capussoto ESTA BIEN!!!!!! no hay que hacerse demasiado problema y no forzar las cosas, hay que ser como uno es y dejar que el otro te quiera por como sos.
    Muchas gracias por el chivo del blog!!!

    Saludos!

  2. Brillante reflexión, como siempre… ¿Por qué hay que saber lo que se quiere? ¿Nunca les pasó esto de ir a ver vidrieras y que la desubicada de la vendedora te pregunte qué estás buscando? ¡Voy a saberlo cuando lo encuentre, for God’s sake! ¿Por qué a Luca nadie le cuestionó cuando decía “no sé lo que quiero, pero lo quiero shhha”? ¿porque era hombre? Pues bien, ahí se podría decir, pero pibe, vos no sabés lo que querés… y?
    Lo que nos mantiene viviendo es “querer” o “desear” y no necesariamente tenemos que saber qué – preocupate cuando no quieras más nada, porque ahí estás listo. Y si resulta interesante intentar averiguar lo que quiere el otro para hacerlo feliz, ni te cuento poder llegar a descubrir lo que uno/una quiere. Es un trabajito que haremos hasta el último día, porque como dice Girl, con el paso del tiempo queremos cosas diferentes, porque algunas ya las conseguimos, con otras ya nos resignamos y también nosotros somos diferentes (¡por suerte!)
    Interesante cómo arrancaste el post, con la foto de la Mona Lisa (voy a obviar chistes fáciles)… siempre se dijo que no se sabe si la mina se ríe o no (una histérica)… pero el que la pintó era hombre! Qué culpa tiene la pobre si el amigo Leonardo no se podía decidir para qué lado iba a poner la comisura!
    Bueno, los dejo porque no sé que quiero cenar hoy…

    1. La Mona Lisa es la mirada misteriosa de la feminidad por excelencia, es la que tanto seduce a los hombres desde hace años. (Mi teoría es que a la pobre le picaba la naríz y como no se podía mover porque Leonardo se le enojaba, quedó así, como aguantándose.)
      Un amigo de inteligencia dudosa (es de Racing) me dijo que por más que se quejen diciendo que no nos entienden es exactamente eso lo que los seduce. Nos ven como un problema a resolver y ellos que son de naturaleza resolutiva quieren romperse la cabeza hasta que aprenden a tolerar la incertidumbre. Así que es verdad. No hay que hacerse demasiado problema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s