¿A qué estamos jugando?

Estamos todos bastante metidos en estos juegos que tanto nos molestan, pero que a la vez nos estimulan a relacionarnos con otros. Estoy hablando de todas esas pequeñas y grandes cosas que, por ejemplo, las mujeres hacemos para llamar la atención y que los hombres hacen para conquistarnos (o deberían).

Dolina dijo que el hombre hace todo lo que hace con el único fin de enamorar mujeres. A todo esto, las mujeres hacemos de todo para que nos enamoren (al punto de arrancarnos pelos de todos los rincones de nuestro cuerpo, pasar hambre en dietas ridículas y gastar fortunas en cremas cuasi milagrosas, entre otras cosas) Ahora yo pienso, si los dos queremos lo mismo: ¿Por qué hacemos tanto circo en el medio? ¿Cual es la necesidad imperiosa de hacer todo tan complicado? It should be simple, like a retro pop song: I want you to want me. End of story.

  1. Te gusta un hombre- pero no se lo podés hacer saber, porque va a pensar que estás regalada y que te puede tener cuando quiera, sin contar que si se lo decís inmediatamente va a perder el interés en vos.
  2. Tenés ganas de verlo – pero no lo podés llamar porque a) te vas a mostrar demasiado interesada (and God forbid!) b) no te va a contestar y no hay nada que te moleste tanto como que él no conteste- cosa que es súper factible si sos la más estúpida, ignoraste el primer punto -o te salió mal, y ya sabe que te gusta…c) te va a contestar 5 horas después, borracho y de madrugada, finalmente no se van a ver y nadie quiere ese final.
  3. Lo conociste, te encantó, te gustaría verlo de nuevo – pero no se te ocurra llamarlo!! Sentate al lado del teléfono y miralo con indiferencia que en cualquier momento suena.

La literatura de autoayuda, las revistas como la cosmogolitan y hasta el cine, se nutren de estos jueguitos que alguien en algún lugar de la historia empezó y que tuvo un efecto bola de nieve que nadie ha podido parar. No hay chick flick que no tenga algo de esto: He’s just not that into you, The Ugly Truth, How to lose a guy in 10 days, Hitch…por mencionar unos poquitos. Sin embargo, y muy a pesar de mi queja, creo que son esta clase de juegos lo que finalmente nos terminan enamorando…los sí pero no. Es como una herramienta que tenemos en común para tratar de entendernos, porque la mayoría de las veces, no sabemos por dónde empezar a relacionarnos cuando tenemos al otro enfrente, y ni hablar si ese otro nos gusta. Aun así, ultimately y mas allá de la indiferencia todos sabemos que todos estamos mintiendo, en algún momento u otro.

Eventualmente cansa tanto protocolo. Y respecto al temita del premio, creo que estamos bastante confundidos respecto a qué ganamos y qué perdemos, porque no todos queremos lo mismo. Algunas querrán el casamiento y los hijitos, otros un compañero de aventuras, alguien que nos consuele y nos acompañe, otros quizá no lo sepan y lo vayan averiguando a medida que avanzan en el juego.

A esta altura de mi vida (que tampoco es tan larga todavía) me he cruzado con un número decente de jugadores, algunos no jugaron muy limpio a otros les hice trampa yo. La verdad es que me estoy empezando a cansar un poquito de tanta vuelta al divino botón. Ya no quiero jugar más, quiero pasar esta etapa, decirnos las cosas sin escondernos detrás de cortinas de humo, de silencios fingidos, de palabras elegidas con dobles intenciones, de hidden agendas, de echarnos la culpa unos a otros y finalmente hagamos lo que queremos hacer y digamos lo que queremos decir…y podamos empezar a disfrutarnos un poquito más.

Son innumerables las estrategias, las maniobras y trucos…que se suponen nos traen un premio. Todavía no tengo muy en claro cual, pero si todos juegan debe estar bueno. Yo no me acuerdo ni de cuando empecé a jugar o cómo, porque hasta ahora solo vengo aprendiendo a los golpes y la verdad es que ya me cansé ¡y pido gancho!

Importante:

En algún post próximo pienso cambiarle el look and feel al blog…todavía no sé por cual, pero no se sorprendan si entran y encuentran todo dado vuelta.

Me doy cuenta de que escribo mucha palabrita y frase suelta en inglés, no sé si pueda/quiera cambiarlo, pero de ser necesario hago el esfuerzo de escribir en un solo idioma.

En pos de mi campaña anti-games les dejo I’ve got a crush on you, con el clip de la peli Definitely, Maybe para ilustrar el post.

2 comentarios en “¿A qué estamos jugando?

  1. Algunos dicen que si fuera todo facil, nada sería divertivo ni valorado… tienen su punto.
    Pero el otro extremo es lo que estás planteando vos, que en cierta forma refleja la realidad de una extrema complejidad a la hora de relacionarse con el sexo opuesto (o del mismo sexo, según las preferencias de los individuos).

    Hay que encontrar un balance😎 Ni llegar a todo facil, todo aburrido, todo sabido, todo directo; ni tampoco la realidad de hoy de “hacé esto, porque esto es lo que se acostumbra hacer y así de complizado es como a la gente DEBE gustarle (sino, sos un bicho raro)”.

    Sino: quién estipuló que el hombre es quien debe llamar? De donde salen esas (rídículas para mí) normas de tener que esperar X cantidad de tiempo para llamarla? Y en caso de ser cosas realmente necesarias: Por qué no se estandarizan, enmarcan, publican y enseñan en la escuela a TODOS?

  2. jugamos inconcientemente a veces pero jugamos y/o nos metemos en el juego que platea el otro… y a veces llagamos a tal puntoq eu ya no sabemos si jugamos o… ooohh!!! :O me enganche!!! y te dan ganas de matarte… pero bueno aca estamos jugando un juego que no tiene fin … no te salva ni pedir gancho… pindo gancho con la que me toca me engancho … kiss =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s