La venganza será terrible

Estaba leyendo online, la historia de una actriz/escritora de Manhattan que después de que su novio (casado) decidió terminar el affaire de 8 años para volver con su esposa, ella empapeló la ciudad con fotos de los dos en sus tiempos felices en 3 de las ciudades más populares de USA. Pero eso no fue todo, también abrió un sitio web con más de 120 fotos, cartas e historias del romance…y todo esto ni siquiera para darle mala fama al tipo, porque en todo caso la leyenda de las fotos sería “You’re a pig” en lugar de “You’re my soulmate forever”. Lo que más me afecta de todo esto, es que la pobre mujer gastó cerca de $250.000 dólares en su pequeña venganza publicitaria… en lugar de irse a Bora Bora a encontrarse un chongo mejor y soltero. Y ésta es solo una de las tantas, tampoco hay que andar gastando fortunas: están las obsesivas que no hacen otra cosa que atosigar al ex, las que atosigan a la actual del ex, las que rompen el auto, las que dejan un pasacalles insultante, o las que escriben en las puertas de los baños con marcador indeleble “Esteban sos un imbécil”.

Es muy triste ver como busca venganza una mujer despechada, me da la sensación de que se pasan de tontas: Si en 8 años y medio de relación, el tipo todavía no dejó a su mujer es una clara señal de que algo no anda bien, ¿No?

A mi corta edad, la experiencia me enseña que la venganza de una despechada es absolutamente innecesaria y perjudicial para prestigio de la mujer. Creeme: Si te fue infiel a vos, le va a ser infiel a ella también; si te mintió, va a seguir mintiendo; si te lastimó, a la próxima también la va a lastimar; si te dijo que te quería y al rato te dejó para decírselo a otra, a ella le va a hacer lo mismo. Es decir ¡no te estás perdiendo de nada!

Por eso, lo mejor es olvidarte del energúmeno con el que te cruzaste y empezar a recuperar el tiempo perdido, emborracharte con amigas y revisar que fue lo que te nubló tanto el juicio como para meterte con semejante idiota. Tomá esa ira asesina irrefrenable que invade tu alma y canalizala hacia algo bueno para vos, como una cartera nueva o un viaje increíble.

Ojo, yo estoy muy a favor de la venganza hacia un tarado que no merece lo mejor de mi, siempre y cuando yo pueda quedar como una lady, y no como una loca desquiciada.

Claramente, éste no es el caso.

Anuncios

La Bella Durmiente

Todos tenemos un patrón de conducta para cuando recién terminamos una relación, o para cuando estamos en pleno proceso de superar un desamor (porque el desengaño amoroso no siempre nace de una relación).

El mío pasa siempre igual: Una breve etapa de enojo donde enumero todo lo que me perdí por haber malgastado tiempo y esfuerzo en alguien que no lo merecía y no lo apreciaba. A todo esto le sigue una leve angustia, con el llanto a flor de piel y luego desemboco en un estado de absoluta desesperación; (momento en el cual es importantísimo no tener el celular en mano mucho tiempo) donde no quiero conocer a nadie, me convenzo de que nunca más me voy a enamorar, ni confiar en ningún hombre hasta que de a poco me voy calmando. Finalmente entro en un periodo de adormecimiento asexuado en el que me siento más sabia y superada; y realmente compro que no todo en esta vida tiene que ver con el amor y el sexo y que de verdad puedo vivir 100 años sola. Todo esto hasta que la vida me sorprende y conozco a alguien nuevo y se me acaban los argumentos.

Ahora estoy adormecida y no sé hasta cuando me va a durar ¿Será que va a llegar alguien a despertarme?

Las mujeres se aburren facilmente…?

Hace varios días que mirando la tele, la frase final de la última publicidad de Axe me pone mal: “Las mujeres se aburren facilmente”. No sé si tomarlo como un cumplido o una crítica.

Sí, como a todo ser humano, lo repetitivo, rutinario y lo inerte, nos aburre; pero no me parece para nada que esté mal. La primera acusación que se me cruza es que “son los hombres los que se aburren más rápido” pero no me gustan esas generalidades de “los hombres son esto y las mujeres aquello”. Las personas somos todas diferentes, y la diferencia no siempre está en el género.

Pero volviendo a la frase inicial de que nos aburrimos fácil. ¿También significa que nos aburrimos rápido? No entiendo que habrán querido decir los muchachos de Axe, pero por las dudas les traduzco como lo vemos nosotras, o al menos yo:

Claro que sí. Nos aburrimos fácil: de lo cursi, de los juegos innecesarios, de que nos traten mal, de las promesas que no cumplen, de la indecisión, la cobardía, de los narcisistas, los misóginos, de los nenes de mamá, de las mentiras, de los besos predecibles, de los besos que no van a ningún lado…. y así podría estar toda la noche.

Estoy segura de que a los hombres los aburren las mismas cosas y que su lista es igual de larga, pero en serio, es hora de que pongamos un freno a estos juegos acusatorios y a las excusas. Y sería genial no tener que bancarse esas publicidades machistas y sexistas, que nos ponen a nosotras como un objeto que se alcanza con artimañas y no como una persona que se conquista con virtudes y méritos… ¿No? Yo igual cuando la escucho que empieza, cambio el canal.

Incurable

Desde muy pequeñita (inclusive más que ahora), tengo instalada la idea del amor, como la experiencia existencial más gratificante, que es necesaria alcanzar para hacer que todo lo demás en la vida valga la pena, o  para que nada más valga la pena salvo ese amor.

Mi adicción al cine de Hollywood no hizo más que fijar esta idea, y mi vida amorosa transcurre como una comedia romántica -si, comedia- que nunca termina muy bien. Ojo, sí tiene sus buenos momentos, pero el maravilloso final feliz todavía no pasó.

Para mí, el amor no fluye como en las películas de Meg Ryan y Tom Hanks. Los comienzos suelen ser parecidos, siempre son prometedores, pero los finales parecen más bien el desvarío de un guionista con pocas ganas de trabajar.

No es que mi idea del amor sea tan simple, para nada…me parece que es un montón de trabajo y que por eso es tan difícil de encontrar y de que encima te suceda en simultáneo con otro – porque esa es otra historia: a veces el amor te pasa sola.

De todos modos, y a pesar de los resultados desastrosos, y de las veces que por tonta, ingenua, ilusa o descuidada, me dejaron el corazón maltratado en el suelo; yo no me rindo: Sigo buscando, queriendo encontrar a esa persona que me sorprenda, que quiera hacer planes conmigo, que se entusiasme como yo, y me haga sentir segura de lo que me dice que siente.

Si bien a veces dan ganas de renunciar y me da por pensar que no quiero volver a pasar por lo mismo, porque cada caída se siente más fuerte que la anterior…me asusta más la idea no encontrarlo nunca. Me parece peor y más cobarde, vivir sin amor por miedo, que vivir sin amor por no haberlo encontrado.

Capaz que un día llegue, capaz que no.

Honest Mistake

Hoy me desperté preocupada, pensando en que creo que cometí un error gravísimo al elegir Oca como servicio postal para algo que de verdad quería que llegara bien y parece que tenía razón porque el paquete todavía no llegó a destino. No es que tuviera razón por OCA en sí, sino porque siento, como buena control-freak que soy, que para que llegara bien, debería haberlo llevado yo misma.  Ya sentía que era un error mientras el chico de Oca le ponía la estampilla al paquetito que con tanto cuidado preparé, pero supongo que la ansiedad de que llegara pronto me superó, porque ya era un envío un tanto atrasado.

Todo esto de presentir que Oca no era una buena idea, me hizo pensar en otras veces en las que sabía que lo que estaba intentando, o me proponía hacer, no iba a tener el resultado que yo esperaba y conté una buena cantidad de errores….de esos que justo antes de cometerlos pensás: sé que no debería…no es una buena idea…esto no va a funcionar…y predicciones por el estilo.

Así fue como investigué un poco acerca de los errores y encontré algunas referencias de distintas fuentes y descubrí ésta que (by far) es mi favorita:

Yes it’s a mistake, I know it’s a mistake. There are certain things in life where you know something is a mistake, but you don’t really know it’s a mistake because the only way to really know it is a mistake is to make that mistake and look back and say, “Yup. That was a mistake”. So really, the bigger mistake would be to not make the mistake because then you’ll go your whole life not really knowing if something is a mistake or not.

Si es un error, sé que es un error. Pero hay cosas en la vida que son errores, pero que no sabes si realmente son errores, porque la única forma de saber que lo son es cometiéndolos; y mirar atrás y decir “Sip. Fue un error”. Así que el error más grave sería no cometer el error, porque pasarías toda tu vida sin saber si algo era un error o no.

En definitiva, uno termina arrepintiéndose de los errores que comete, y muchas veces desearíamos tener una máquina del tiempo para poder volver atrás y no cometerlos, sobre todo cuando esos errores son “Sin querer queriendo” por ignorancia, omisión o torpeza, que a veces terminan lastimando a las personas que queremos. Sin embargo, otras tantas veces los errores son, según James Joyce, umbrales del descubrimiento.

En el recuento de mis errores concluí que más de la mitad de las veces que me equivoqué, lo que viví fue más enriquecedor de lo que hubiese vivido si no me hubiese equivocado.  Es la manera que tenemos de probar cosas nuevas, de jugarnos por aquello que queremos…aún sabiendo que los resultados pueden ser desastrosos para uno mismo. Además, lo beneficioso de errar no es el error en si…sino lo que aprendemos tratando de arreglarlo.

Yo creo que si lo pensamos detenidamente…a nadie le gustaría vivir una vida sin haberse equivocado nunca ¿No?

(Nota mental: no volver a mandar cosas por Oca)

Año nuevo, vida…

Terminó la primera década del siglo. Suena importante pero solo se siente como un año más que pasó y otro que empieza. Balances, nuevas expectativas, esperanzas renovadas…Se siente como una página nueva, vacía pero llena de posibilidades, un nuevo punto de partida para terminar con lo que nos hace mal y prometernos aquello que nos hace bien. Aún así casi siempre es solo una promesa, de esas que no cumplimos, pienso que tiene que ver el hecho de que tenemos 364 días en el medio antes de pararnos a hacer un balance de cómo viene la cosa…y las promesas a largo plazo rara vez se cumplen, sobre todo si es a nosotros mismos.

Es por eso que para este 2010 que recién empieza me propuse (irónicamente) hacer este repaso y renovación de promesas más veces seguidas en el año, así puedo ir mejorando la relación conmigo misma empezando por cumplir esas promesas que me hago; para no olvidarme en la vorágine de los días, quien quiero ser al final del año y empezar el 2011 con nuevas metas.

¿Cuáles son entonces las propuestas para el 2010? Esas me las guardo para mí.  A cambio les dejo un poquito de Quino para ilustrar el post.

Click sobre la imagen para ampliar!