Carrie Bradshaw del surrealismo

 

And that I probably shouldn’t have watched Sex & The City so much.

En alguna parte leí un mito que dice que cada siete años somos básicamente una persona distinta porque ese es el tiempo que le toma a todas las células de nuestro cuerpo regenerarse. Informándome al respecto, porque internet existe, resulta que no es tan así. Pero sí me enteré que el cerebro está constantemente formando conexiones nuevas y destruyendo conexiones viejas, y en alguna medida son esas conexiones las que hacen que nosotros seamos nosotros. Así que it’s safe to say que cambiamos quienes somos muy seguido, mayormente sin darnos cuenta, y con frecuencia hasta que no nos reconocemos.

Hoy me sorprendí haciendo zapping a las 3:14 de la mañana, mientras aprovechaba el silencio en casa y me tomaba un break de una traducción de geomecánica. Me colgué mirando la película de Sex & The City y horrorizada me di cuenta de que me sabía muchos diálogos de memoria. Claro que pensándolo bien, además de conocerme la película de memoria, probablemente también me sé de memoria toda la serie. Y con un poco de alivio llegué a la conclusión de que salvo por algunas amistades entrañables, algunos muebles y mi talento para preparar chocotortas, ya no soy la misma chica que miraba Sex & The City hace unos 8 años atrás. Sí, ocho.

Todos hicimos cosas de las que nos avergonzamos cuando éramos chicos…o jóvenes, o cuando no éramos quienes somos ahora. A mí me avergüenzan mis años minitah crédula, because I knew better y sobre todo porque siento que todo eso me consumió mucho tiempo, nubló mi juicio, y definitivamente no me hizo mejor persona en ningún aspecto. Pero tenía 22 años y ni la más pálida idea de cómo manejarme en el mundo, porque no hay manuales para ser adultos responsables, auténticos e independientes….y mucho menos manuales para ser mujeres adultas, auténticas e independientes. Carrie Bradshaw me compró con su glamour, su monólogo pseudo-feminista* y algunos personajes pintorescamente maravillosos que la amaban. Yo no aspiraba a ser Carrie Bradshaw, pero disfrutaba de la fantasía. Durante mis veinti-algos mi cerebro le bajó la espuma a su chocolate y pasó por alto un montón de cosas que hoy me parecen imperdonables de Carrie, sus amigas y su doble discurso de la definición de mujer.

Me alegra saber que ya no soy esa muchacha de 22 años inspirada por una mujer caprichosa de 40 y que puedo aprender de mis ¿errores? ¿tropiezos? sin sentir que me tengo que aferrar a una identidad de por vida sólo para satisfacer ese precepto ridículo de que hay que ser constantes en nuestras opiniones y valores. A los 22 años mis opiniones y valores eran muy pocos y no valían ni la mitad de lo que yo creía. Así también aprendí a no tomar mis opiniones y mi visión del mundo tan en serio, porque es evidente que siempre me falta algo.

Mi nueva fantasía es viajar en el tiempo (bueno, esa siempre fue una fantasía recurrente) y conversar con mi yo de hace 8 años y mostrarle otras cosas, sentarla a mirar Doctor Who y Twin Peaks y contarle que de grande va a recuperar lo que de chiquita la inspiraba a fantasear con viajar en el tiempo, la ciencia ficción y la historia. Le contaría que los dramas de Carrie se los busca ella sola porque es una boluda importante y que probablemente a ella le esté pasando algo parecido con otro(s) Mr. Big; que mejor se deje de pavadas, se ponga a hacer ejercicio, comer mejor y disfrutar esos valiosos años de juventud en cosas que la enriquezcan. Ah, y que no espere tanto para volver al violín y animarse al ukelele.

 

 

All things mommy

Esta gente nunca educó a nadie antes
Esta gente nunca educó a nadie antes

Tardé unos 6 meses en sentarme a escribir y terminar esta entrada. Generalmente porque cuando por fin podía sentarme frente a la compu y abrir WordPress, me daba cuenta de que eran las 3:15 a.m. y al día siguiente (o en un rato más) tenía que estar más o menos lúcida para seguir con mi rutina de traductora / intérprete-oficinista-cocinera experimental -novia-hermana y ahora mamá. Cosa que finalmente resulta casi imposible porque el bebé ahora se despierta mucho de noche y hace practicamente un año que mi cerebro funciona con menos de 5 horas seguidas de descanso. Y bien digo un año porque intentar dormir decentemente con una panza de 7 meses is not a task for the faint.

Antes de seguir quiero pedirle un pequeña disculpa a la madre naturaleza, porque aunque no esté de acuerdo con los métodos reproductivos que ideó para nuestra especie o lo awkward y potencialmente ineficiente que me resulta el funcionamiento de la anatomía femenina, tengo que agradecerle que me haya mantenido viva y relativamente cuerda con el cerebro a media máquina. Por lo menos hasta ahora.

Una vez hablé de todos los roles que nos tocan cumplir a lo largo de nuestra vida. Honestamente nunca pensé que me fuera a tocar este. Es como cuando te toca el papel principal en una obra de teatro de la que habías escuchado hablar un montón y que aparentemente era un éxito, pero que ni a palos te veías yendo a ver. Y ahí estás, en el escenario, sin guión, a oscuras y con un mini director a los gritos que no sabe pedirte lo que quiere, pero que necesita que lo hagas ya. Yo por suerte comparto el protagónico con otro chico que a veces está tan perdido y aturdido como yo, pero que no duda en salir front and center a pilotear las exigencias que balbucea el mini director.

Cuando estaba embarazada, me cansé de escuchar que me dijeran con un optimismo casi compulsivo «El bebé te va a cambiar la vida». La maternidad más que cambiarnos la vida nos modifica y renueva de un modo violento, pero debajo de todo lo nuevo una sigue siendo más o menos la misma persona. Y creo que eso es lo difícil y lo más impactante de este nuevo rol: que nos deja lejos de lo que una conocía de sí misma, y deja la individualidad en otro plano al que cuesta mucho volver. Y sí, pasás a ser una persona nueva, pero no una persona que necesariamente reconozcas como vos.

Todavía me cuesta encontrarme en esta versión mía que no puede dejar de sacarle fotos al bebé cada vez que hace algo remotamente nuevo, que reniega de la burocracia sanitaria del país porque hay faltante de vacunas, y que cuando va a Farmacity se demora boludeando en la góndola de pavadas para bebés. Me cuesta porque aún en pleno siglo XXI, la maternidad no se percibe únicamente como la relación que tenemos con nuestros hijos, y en cambio se la ve como un estilo de vida, o una identidad con exigencias y expectativas que eclipsan todo lo demás en la vida de una mujer.

Mi experiencia hasta ahora, y sobre todo mi propia madre, me dicen que de a poquito se van a ir prendiendo más luces en el escenario. Entre acto y acto voy a ir aprendiendo a descifrar (no sin equivocarme) qué dice el guión y que hay que hacer y decir para mantener sano, feliz y sobre todo vivo al mini director; sin renunciar a la mujer que era ni a la que quiero ser, y pudiendo sentime a gusto en todos los otros roles que quiera interpretar.

Didascalias

Creo que la peor parte de este papel y de esta obra, es que en el público son todos críticos.

De forma muy siniestra, Farmacity se las arregla para quedarse con buena parte de mi sueldo sin importar en qué etapa de la vida me encuentre.

 

 

 

 

 

La letra chica

No hay nada que te prepare para lo que te va a pasar. Si bien el género femenino colectivamente, desde el inicio de los tiempos ha pasado por lo mismo una y otra y otra y otra y otra vez, no hay libro, película, serie, revista ni publicidad emotiva de pañales que te de una mínima idea de lo que te va a pasar.

El punto es que durante mucho mucho tiempo, muchísima gente (no necesariamente mujeres) ha hablado maravillas del milagro de la vida, de lo privilegiadas que somos las mujeres porque podemos crear vida, y todos esos clichés acerca del embarazo que están dispuestos a creer y hacerle tragar a cualquier persona con útero.

La verdad es que yo no sentí nada de eso. No me malinterpreten, estar embarazada fue una experiencia enriquecedora y es un momento muy especial en la vida de cualquier mujer, pero seamos honestos, también es un proceso muy engorroso, incómodo y downright raro, y si no me creen busquen la etimología de la palabra “embarazo”.  Así creo que es hora de crear conciencia acerca de la letra chica, no para asustar ni desalentar a nadie, sino para tener una perspectiva más realista de los términos y condiciones que implican traer nueva gente al mundo.

Fisiológicamente, la pasás mal, es lo menos práctico y elegante. Pasando más o menos el cuarto mes (o semana 20), después de que pudiste dejar de lado el Reliverán y empieces a guardarte Milantas abajo de la almohada, no va a haber una sola situación en la que te sientas, sexy o elegante.

Emocionalmente, no entendés nada, y pasás de la euforia más pura derechito al llanto, sin saber bien por qué. Las hormonas son una cosa espantosa que controlan tu vida sin que puedas hacer nada para apagarlas o para tratar de actuar como una persona racional.

Psicologicamente, don’t even get me started. El cerebro muchas veces decide apagarse y terminás haciéndole seña al subte para que pare, buscando las llaves que tenés en la mano hace 20 minutos y calentando las empanadas en el freezer .

Estar embarazada, como me dijo mi obstetra, es lo más parecido a estar invadida por un parásito durante todas las semanas que dure la gestación. Ese pequeño sea monkey te va a drenar la energía, las vitaminas, proteínas, la sinapsis, el sueño….todo, a medida que te estira a proporciones que finalmente logran que no puedas agacharte ni a atarte los cordones (not kidding).

El ombligo se transforma en un recuerdo muy distante a esta altura.

Pero todo eso que te quita de a poquito durante 9 meses, te lo devuelve con un tsunami de oxitocina y dopamina en el momento en el que lo ves y te mira por primera vez. Detrás del cansancio, los pantalones que ya no te entran, y los meses sin dormir que se vislumbran por delante, hay un enanito que te enamora casi instantáneamente y que estás sumamente feliz de que esté en tu vida.

Sí, la naturaleza debería aggiornarse y hacer este proceso un toque menos espantoso y doy gracias por haber nacido en este siglo lleno de analgésicos y medicina moderna. Pero hay que reconocerle que tiene su manera de recompensarte y hasta de convencerte de que estarías dispuesta a pasar por todo de nuevo.

 

Algunas cláusulas adicionales:

Después del embarazo sigue el puerperio…que es como una niebla que lo cubre todo durante al menos los 3 meses siguientes. El tiempo no existe, es lo mismo un martes a la tarde que un viernes a la madrugada, dormir cuando estás cansada ya no es una opción y los pechos cobran un protagonismo que definitivamente no esperabas. En el puerperio las hormonas son más unkind  y hasta peinarte o hacerte una tostada es un desafío.

Es importante no perder de vista que somos una sumatoria de procesos químicos y que eventualmente todo el desbarajuste hormonal se acomoda y en algún momento esa versión de vos misma que cada tanto extrañás empieza a volver de a poquito.

Cuando el bebé empiece a moverse en la panza, te vas a acordar seguido de la película Alien. It’s the weirdet feeling ever.

 

 

 

Hijito a cassette

mafalda_cassette

Si tengo que ser muy honesta, todavía no entiendo nada. Me invade una sensación de pánico y asombro que me resulta muy difícil de describir y de asimilar. La naturaleza es muy extraña…y muy chota también. Este es uno de esos momentos de desilusión y desesperación porque nada es como lo pintan en las películas o las propagandas de pañales. Como cuando descubrí que detrás de su magia Papá Noel escondía todo un sistema capitalista-consumista, pero que al final igual hay regalos. Estar embarazada tiene poquísimo de mágico y muchos momentos de “a quién se le ocurrió que estar embarazada era milagroso”…pero al final también hay regalos (y descendencia genética). Debo aclarar, que particularmente, mi cuerpo es lo más comparable a un monoambiente refaccionado con bajo presupuesto donde apenas entraba yo, así que se está haciendo difícil convivir de a dos. Me dijeron que ya pasó lo peor (igual siento que hay algo que me están ocultando)

Repito que la naturaleza es muy extraña…y que a esta altura, después de casi 30 años de haber nacido mujer, dudo que el título de “Madre naturaleza” sea el más apropiado para este ente al que, o bien le faltaron unas cuantas materias para recibirse antes de largarse con el diseño de la anatomía femenina o simplemente nos odia.

Debo admitir que tenía mis reservas acerca de traer gente nueva al mundo, no sólo porque me hubiese gustado traerlo a un mundo donde al menos no nos matemos y torturemos unos a otros por cosas que no entendemos, sino que además, me pesa y me aterra la responsabilidad de tener que educar y criar a un futuro ciudadano del mundo bajo mi propia experiencia y mis conceptos de lo que está bien y está mal…porque no entiendo nada y no sé ni por donde empezar.

Por fortuna, cuento con un superhéroe en casa, que lo primero que me dijo cuando me vio horrorizada de alegría ante nuestra nueva situación fue “Esto va a ser una aventura, vas a ver. Vino un poco antes de lo planeado pero somos nosotros dos, no tiene porqué no ser divertido.”  Así que prefiero creer que en lugar de estar trayendo gente nueva al mundo para sumar al caos, quizás estamos trayendo ayuda para sacarnos un poco de este lío. O al menos así va a ser teniendo a Capitán Considerado de mi lado que además, como superhéroe organizado que es, está tratando de conseguir el manual de instrucciones para que esto no nos tome tan desprevenidos.

Veremos entonces qué (o quién) sale de todo esto. Mientras tanto, me dedico a pasar las últimas 8 semanas (o últimos dos meses para quienes no hablan en sistema-métrico-embarazada) sintiendo cómo tengo una casi-persona que parece no encontrar posición cómoda y cuya agenda diaria consiste en patearme las costillas, tener hipo y practicar pasos de breakdance en mi útero.

Todavía no sé si esto es “lo más lindo que puede pasarle a una mujer” si bien cada tanto las hormonas hacen lo suyo tratando de convencerme de que la lumbalgia y la gravedad aumentada son parte de la magia, todavía me despierto a la mañana y lo primero que pienso es “Uy, cierto que estoy re embarazada”.

Some other perks:

  • Durante estos últimos meses comprobé que el mito de Pregnancy Brain es algo muy tangible, porque las hormonas te apagan un poco el cerebro: le hice seña al subte para que parara, le dije a un cliente por mail que “lo quería mucho”, puse a calentar las empanadas en el freezer y tuve episodios en los que buscaba desesperadamente cosas que obviamente tenía en la mano.
  • Si bien Capitán Considerado quiere el manual (y estoy haciendo todo lo posible por conseguirlo) yo quiero este libro.
  • Descubrí que ponerle nombre a una persona (y ponerse de acuerdo con otra) es muy muy difícil, pero en el camino encontramos un montón de nombres geniales para nuestras futuras mascotas.

Multiverso

A mí me preocupa la multiplicidad de universos. Bueno…No, no me preocupa, me intriga y me da una impotencia terrible, hija de la curiosidad, porque estoy atrapada solamente en este, y no tengo ni una ventanita para ver en qué andaran mis copias, o dónde estaría si en lugar de haber subido por el ascensor, hubiese ido por las escaleras

Escuché alguna vez, en alguna parte, esta teoría que dice que cuando tenemos que tomar una decisión, ya sea entre té o café a la mañana, el universo se divide entre las opciones posibles y en una línea elegimos el té y en la otra el café, y de ahí se desencadenan todas las posibilidades que nacen a partir de esa sola acción.

Ahora, multipliquen esa cantidad de sub-universos y súmenle los que nacen* a partir de las decisiones de los demás, que directa o indirectamente nos afectan (como el colectivero que cruza el semáforo en rojo, o ese médico traumatólogo demasiado soberbio para admitir que no sabía lo que estaba haciendo) No estoy segura de que mis neuronas me alcancen para poder entender claramente lo que todo eso implica y como se compondría esta multiplicidad, sobre la que no puedo hacer absolutamente nada, más que apenas imaginar que probable o improbablemente, en otro lado y en otro momento, todo lo que podría suceder, sucede (y se repite infinitamente).

Toda esta reflexión, que no hace más que provocarme mucho vértigo, nació del overthinking latente que se instala cuando tenemos que tomar pequeñas desiciones que pensamos que cambian todo. Esto lo observo mucho bajo la etiqueta de indesición o de miedo, y me puedo identificar, porque yo también recuerdo haber meditado durante más de dos horas si le mandaba o no un sms al chico que me gustaba para invitarlo a comer canelones a casa. Entonces me pregunto si estas mini desiciones que nos dan la impresión de  alterar determinantemente el curso de nuestras vidas realmente cambian algo. Fundamentalmente, me gustaría pensar que no, y que como describía Fredkin en su paradoja, mientras menos significativos sean los resultados de nuestras desiciones, más nos va a costar tomarlas.

Si alguna de mis copias me preguntara en qué clase universo me tocó existir, le contaría que este universo se rige por la ironía y por las casualidades (que a veces no son causa de nada, no todo tiene un porqué comprensible). En este universo las cosas que esperamos una vida llegan un año más tarde, o a veces 15 minutos antes que nosotros. En este universo, a Alemania le ganamos 4 a 2 un mes y medio después del mundial, el 107 pasa vacío cuando estamos a 10 metros de la parada, empieza a diluviar 3 cuadras después de haberte olvidado el paraguas en la oficina, el chico con el que no querías saber nada de nada termina siendo tu persona favorita en el mundo y la profesora que no te bancaste en tus 5 años de secundario es la que en la facultad decide si te recibís o no… I could go on.
Quizás, el solo hecho de que existan copias nuestras por ahí, a las que les sale todo bien y según lo deseado/esperado, pero que no somos nosotros, sea la ironía más grande de todas.

No me acuerdo si fue un poema de Dos Corazones o el horóscopo el que me dijo una vez que somos la suma de nuestras decisiones. Yo creo que más bien somos una ecuación compleja conformada por lo que elegimos, lo que dejamos pasar, las posibilidades que no están a nuestro alcance y que el resultado no es un una sola persona, sino más bien un entorno y un sistema infinito, muchas veces arbitrario, que da lugar a posibilidades nuevas y quizás a otros universos.

En otro orden de cosas:

A la mañana entre té y café, prefiero el mate o una Cindor, o un licuado.

El chico que me gustaba se terminó perdiendo los canelones, porque nunca vino.

Toda esta reflexión que no nos lleva a ningún lado, en realidad era una excusa para compartirles el video del principio.

 

Ni ahora, ni nunca

wtnv

Este blog no se olvidó de mí, y yo no me olvidé de él. Así que acá estamos, como si no hubiesen pasado tantos días en el medio. No creo que siga siendo la misma muchachita que empezó a escribirlo hace algunos años, así que este espejo seguramente refleje otras cosas.

Con frecuencia me sorprendo midiendo con una regla muy cortita la distancia entre el pasado y el lugar donde estoy hoy, que es impensado. Si llegara a tener la oportunidad de viajar hacia atrás en el tiempo y me contara a mi misma cómo terminaron (o continuaron) algunas historias me costaría bastante trabajo creerme. Pero mi regla es muy cortita y casi nunca me alcanza para entender cómo llegamos hasta acá. A veces la sensación del paso del tiempo se hace tan vertiginosa que siento que más que en el futuro, estoy en un universo paralelo, o perpendicular.

Esta experiencia comprueba el hecho de que no puedo estar segura de nada y que me voy a decir y desdecir, acertar y equivocarme varias veces sobre las mismas cosas. Es divertido, pero un poco desesperante también.

Así conocí al chico del que me enamoré, diciendo y desdiciéndome. A decir verdad, así conocí a todas las personas de las que me hubiese enamorado. Con lo cual, no estaba esperando que esta vez las cosas llegaran hasta acá. Irónicamente, a diferencia de las demás veces, en lugar de querer aferrarme, salí corriendo en la dirección contraria, como hubiese sido aconsejable en los casos anteriores, al grito de ” ni ahora, ni nunca”. Y no sé que tan convincente habrá salido mi legenderia huída porque él siguió viajando esos 600 kms para verme solo a mí, dejándome muy en claro que la distancia  y mis reservas, no eran un obstáculo si queríamos tomar un helado, pasear por el Jardín Japonés, o pasar todo el tiempo que nos toque juntos. En retrospectiva, resulté ser una jodida. Y como en el guión de una película predecible, o una canción de los Rolling Stones, dejando ir lo que no quiso ser, estoy con quien siempre quise estar: con ese joven Paul Newman que hace que me duela la panza de risa, todo el cuerpo del sexo increíble y el corazón, cuando está lejos.

En algún punto cruzamos un umbral, y nos hallamos del otro lado, casi en otra dimensión, donde actuamos muy distinto de nuestras intenciones o dichos y no nos damos bien cuenta cómo. Pero creo que así es enamorarse. No por eso me arrepentiría de las demás historias que me tocaron y de las otras personas que quise muchísimo. Me van a acompañar siempre.

Todo eso fue entretenido y desesperante, porque si de verdad pudiese hablarle a esa Girl de antes le diría que se deje llevar y que no se preocupe tanto por aferrarse a los brazos que terminan lastimándola. Curiosamente, como por una intersección inevitable y caótica de la casualidad y las leyes de la física, aparecí en los brazos correctos, ideales.

 

Some other stuff I meant to say:

I didn’t die, I just took a little break. And now I’m back.

Perdonen el nivel de serotonina y dopamina de este post, estoy contaminada y salpico para todas partes.

 

 

 

Superhéroe

The Doctor <3
Escribiría este post acerca de hombres reales y dejaría de andar con eufemismos ridículos like I’m 8, pero 1.) superheroes are cool 2.) quiero hablar del mío 3.) es mi blog y listo.

No entiendo como es que Disney no ha explotado esto de los superhéroes. Siempre nos ponían a los príncipes como el guapo del barrio del que había que enamorarse… pero los príncipes solo son príncipes porque sus papás son reyes, no porque sean principezcos y gallardos o valientes. No, los superhéroes son mejores. Además, nunca sabemos cómo les terminó yendo a esas pobres chicas después de que se casaron.

Estaba convencida de que no iba a salir nunca de mi escepticismo, que de verdad iba a costarme muchísimo enamorarme de nuevo, y que a esta altura, construir una relación romántica no era lo mío. Pero conocí (mejor) a Capitán Considerado y me tuve que guardar todas esas excusas de las que me vengo quejando básicamente desde que empecé a escribir este blog.

Capitán Considerado la remó en cemento, yo estaba muy distraída luchando con otros personajes, más parecidos a villanos que a héroes o príncipes. Pero él usó sus superpoderes conmigo muy sutilmente, porque de verdad no me di cuenta cómo o cuando pasó de ser “el muchacho que es mi amigo” al “muchacho que es mi novio”.

Logró cosas que solo alguien con poderes sobrenaturales podría haber logrado: me amigó con mis piernas (hoy fui a clases de vestidito). Además puede materializar helado o chocolate a cualquier hora, me hace reir aunque esté muy enojada, construye fuertes de almohadas, y hace cientos de kilómetros por semana para venir a visitarme. ¡Ah! y me ayudó a superar el miedo a las películas con zombis, o a los zombis en general, for that matter.

Aunque al principio cada vez que él intentaba rescatarme yo salía corriendo, encontró la manera de hacerme saber que aunque no necesite que me salve, él me puede salvar igual. Que aunque pueda sola él igual quiere ayudarme.

No descubrí al hombre perfecto, porque detrás de la capa y el encanto, hay un muchacho que insiste en tender la cama con las sábanas al revés, que no me deja respetar ni una de las dietas que intento arrancar todos los lunes, que piensa que es legal andar despeinado en la vía pública y que cree la ropa se placha sola cuando te la ponés. Ni hablar de cómo me hace doler la panza cuando pronuncia cosas mal en inglés, deliberadamente, para ver cómo me enojo. ¬¬

Una amiga muy querida de este blog, allá cuando yo todavía le escapaba un poquito a los brazos del Capitán, me dijo: “en un tiempo, cuando te des cuenta lo genial que te sentís, y lo bien que estás, te vas a preguntar cómo fue que no empezaste a salir con este chico mucho antes”.  Si bien PandOrita tiene la posta siempre, creo que para poder disfrutar de la relación con mi superhéroe tenían que terminar de pasar otras cosas. Heróicamente (y por suerte) él me tuvo una paciencia sobrehumana, y acá estamos.

Puede que esto que les cuento, esté salpicado de toda la serotonina y dopamina que me invade, pero bajo la luz más racional, el capitán y yo nos tomamos las cosas despacito, disfrutando del paseo por el tiempo que nos toque estar juntos.

More superhero facts.

Capitán Considerado, es el seudónimo que uso para proteger la identidad de mi superhéroe…y aunque su origen tiene una explicación muy larga y rebuscada que no vale la pena traer a colación, es el seudónimo más apropiado.

No le teme a nada, ni a mi costado más minita… ese que tararea canciones de los Backstreet Boys en la ducha o el que revive capítulos de Sex & The City en DVD cuando se cortan el cable e internet. Ni siquiera le teme a la pila voluminosa de viejas revistas Cosmopolitan que tengo debajo de la mesita de luz.

(Su kriptonita son las aceitunas y el color amarillo)

Puede llevar adelante conversaciones enteras con frases de Los Simpsons, o películas, o series… Not everyone can pull that off.

Tiene superpoderes IT. Son una clase especial de superpoderes ñoños que sencillamente me pueden. Consiste en saber apretar botones… o mejor dicho, en saber bien qué botones apretar.

Arregla cosas que yo ya daba por irreparables… y no lo digo en sentido metafórico, no tiene un destornillador sónico, pero casi.